Código abierto, aliado clave para acelerar transformaciones empresariales

Desde 1998, en el universo tecnológico de desarrollo de software se habla del llamado “código abierto” (open source como se le conoce en inglés), que surgió como alternativa al software tradicional, en el cual la propiedad intelectual del código pertenece a la empresa que lo comercializa.

El código abierto no prioriza la propiedad intelectual por lo que cualquier desarrollador, empresa o institución puede tomarlo y utilizarlo.

En las últimas dos décadas, el código abierto se ha venido consolidando en el aliado clave de las grandes empresas y en un habilitador de la transformación digital en estas. A lo largo de este tiempo, varias empresas se han dedicado al desarrollo de código abierto, pero ha sido la compañía estadounidense Red Hat la que ha liderado este universo de innovación, colaboración y desarrollo de tecnología para múltiples sectores empresariales.

Desde 1993, Red Hat ha potenciado y expandido el concepto de “abierto” del software y su desarrollo a otros campos, logrando ser nombrada por la revista Forbes como la cuarta empresa más innovadora en el 2012. Para el presente año 2020, la compañía cuenta con cerca de 13 mil colaboradores en todo el planeta y genera ingresos cercanos a los cuatro mil millones de dólares al año.

Dentro de los conceptos que el código abierto ha ido evolucionando con Red Hat a la cabeza, y que hacen de esta empresa y su trabajo muy interesantes para sus clientes, es el de ver las equivocaciones como una forma disponible de aprendizaje; un camino de adquirir información no esperada sobre el conocimiento que se tenía en la organización y sus áreas y de esta forma mejorar sus resultados a mediano y largo plazo, es decir, el error y su corrección puede acrecentar el valor de la oferta de soluciones y de productos de una organización.

Cultura Abierta

Pero, ¿cómo es esto posible, sostenible y verificable? Los expertos de esta compañía líder en tecnología explican que programar y desarrollar software tiene mucho que ver con cómo se entienden, encaran y solucionan grandes, pequeños y cotidianos problemas, ya sena estructurales, simples o complejos, así como la capacidad de sumar personas e ideas de manera ágil y permanente a ese proceso.

Esta capacidad es lo que hace la diferencia y Red Hat lo llama open culture, o cultura abierta en español, y la desarrolla y extiende a sus clientes y socios. Esta cultura empodera el compartir ideas, la transparencia, inclusión, adaptabilidad y colaboración entre diferentes actores.

“Las empresas con características abiertas son organizaciones que tienen la participación máxima de sus colaboradores para capturar el conocimiento y la inteligencia de una forma mucho más amplia, participativa e inclusiva potenciando al negocio y a la empresa, es lo que llamamos “cultura abierta””, explicó Martha Ardila, gerente de ventas en Centroamérica y El Caribe (CEACA) para Red Hat.

Para Ardila la cultura abierta va más allá de la tecnología, también debe de verse como un modelo de cultura organizacional que aprovecha los aprendizajes y conocimiento de los desarrolladores, y se enfoca en potenciar a los equipos de trabajo y sus metodologías.

En este sentido, durante el 2020 se expandirán diferentes tendencias que servirán para impulsar la cultura abierta en el mundo de los negocios para su transformación según Red Hat:

· Entornos inclusivos en cuanto a géneros, culturas, disciplinas y experiencia.

· Transparencia en procesos objetivos e intereses para alinear a sus colaboradores.

· Equipos altamente colaborativos lo que implica espacio, prácticas cotidianas y herramientas.

· Crecimiento de la figura de comunidad como ambiente adecuado para la innovación y la ejecución efectiva.

Los retos

“En 2019, el crecimiento de Red Hat superó todas las expectativas, logrando crecer a más de dos dígitos en Centroamérica, y para el 2020 buscamos mantener y superar este crecimiento, gracias a que contamos con una mayor madurez en nuestros proyectos productivos con nuestra creciente cartera de clientes y nuestro diferencial cultural”, expresó Martha Ardila.

Para el 2020 Red Hat tiene los ojos en el mercado del Caribe, donde busca aprovechar el desarrollo de la tecnología 5G para la implementación de las soluciones Open Source en los sistemas productivos. Para lograr este reto, la colaboración con los clientes locales será esencial en ventajas competitivas que ayuden a lograr sus objetivos.

Además, la experta señaló que el gran reto de la transformación digital para las empresas se encuentra en la adopción de nuevas culturas de trabajo acordes con los cambios tecnológicos, pero más allá de la tecnología, incluso. “El desafío actual tiene que ver con la transformación cultural. La transformación digital es lo que sucede a las organizaciones mientras adoptan nuevas e innovadoras maneras de hacer negocios y procesos de trabajo. Y en el Open Source encuentran una herramienta que facilita el cambio de cultura organizacional y facilita el crecimiento de la productividad y los negocios”.


Source link

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*