Hoy Digital – Aníbel González no fue la primera: Miguelina Martínez fue varias veces a la fiscalía y su expareja también la mató

Durante varias décadas, las estrategias de combate a la violencia de género se centraron en motivar las víctimas a denunciar los casos. Sin embargo, el lamentable feminicidio de Aníbel González, asesinada este sábado por su expareja Yasmil Oscar Fernández, años después de haber intentado matarla a puñaladas,  demuestra que hoy día las medidas deben ir más allá de incentivar las denuncias y trabajar también la parte de  mejorar la capacidad de respuesta.

Y es que, lamentablemente, Aníbel, no ha sido la única mujer que ha denunciado la violencia de género y no ha recibido ayuda. En el 2012, tres semanas antes de morir,  Miguelina Altagracia Martínez Morel, denunció en un video subido al canal de YouTube, que temía que su expareja Jonathan De Jesús Minaya Torres, de 29 años de edad, la asesinara, y que había ido varias veces a la fiscalía, pero que las autoridades no habían hecho nada.

“Parece que tú tienes que venir con una puñalada, tienen que traerte en una caja de muerto para que puedan actuar, parece que como no hay agresión física, simplemente me amenazó y me fui por temor a mi vida entonces aquí no hicieron nada. Él ahora me amenazó, yo tengo miedo de que él me mate, yo no estoy haciendo nada, lo mío solo es trabajar”,  dijo.

Ese cuatro de septiembre, apenas 26 días antes de morir, siguió relatando el miedo que sentía de que su expareja la matara y que para evitar eso, además de ir a la Fiscalía, se había mudado, pero que él le había vendido todos  sus  trastes.

“Las autoridades están flojas, son 15 días que estoy en esto, será que están esperando que él me mate, para ellos poder actuar. Eso  debería ser que inmediatamente yo llegué a Protección de la Mujer, busquen una orden de conducencia y a la persona se le cite, pero ellos no han hecho nada”, se quejó con amargura y preocupación la joven.

Miguelina, quien era estilista, presentó una orden de arresto en agosto, la cual le fue entregada en la Unidad de Atención a la Violencia Intrafamiliar de la Fiscalía de Santiago y según sus propias palabras en ese entonces dijo que tuvo que abandonar a sus dos niños, por las constantes amenazas que recibía de Minaya Torres.

LEA TAMBIÉN: “Miguelina Martínez murió por negligencia de las autoridades”

Crónica de una muerte anunciada. Pero, a pesar de la constancia en sus denuncias, el 30 de septiembre, 26 días después de quejarse públicamente en ese video,  Miguelina Altagracia Martínez, fue asesinada en Pueblo Nuevo a pleno sol del día por su expareja, Jonathan Minaya, a quien tantas veces había denunciado.

En ese entonces, la sociedad de Santiago se llenó de indignación, tal cual ha pasado en el caso de Aníbel González, y debido a que cuando cometió el crimen, Jonathan Minaya salió despavorido por las calles de Pueblo Nuevo, una multitud de moradores del entorno trató de lincharlo a palos, batazos y lanzándole piedras.

EN FOTOS: Feminicidio de Aníbel González conmocionó a la sociedad dominicana

Versión de la fiscalía. El primero de octubre de 2012,  la Fiscalía de Santiago de los Caballeros solicitó el análisis de la ruta crítica en torno al feminicidio de Miguelina Altagracia Martínez, donde, un poco similar que en el caso de Anibel, se argumenta que la víctima retiró la denuncia (se recuerda que en el caso de Anibel se alega la firma de un acuerdo que dejó en libertad al agresor apenas un año y medio).

No obstante, especialistas en abordaje de la violencia de género, como la presidenta de la  Fundación Vida sin Violencia, Yanira Fondeur, explican que  “hay que entender que una víctima tiene miedo y el miedo la paraliza y le hace retirar la denuncia”, refiriéndose en ese entonces al caso de Martínez.

Sobre el mismo, tras el requerimiento hecho por la procuradora fiscal, Luisa Liranzo, se comprobó que en los registros del Ministerio Público reposan  dos denuncias en torno al caso.

LEA TAMBIÉNCaso feminicidio Anibel González: Estos mensajes de WhatsApp revelan el infierno que vivió

La nota de prensa enviada en ese entonces por la Fiscalía de Santiago hacía el siguiente relato: 

Primera denuncia. Fue presentada  ante el departamento de Violencia Intrafamiliar y de Género, en fecha 23 de agosto por  amenaza y agresión verbal, por lo que se solicitó orden de arresto contra Jonathan De Jesús Minaya el 29 de ese mismo mes.

Más adelante el escrito señala que fue rechazada un día después ante la resolución número 7067 -2012, emitida por la jueza  Jissel Naranjo Tejada, del Tribunal de Atención Permanente, bajo los alegatos  de que “el imputado debía ser citado previamiente”.

La Fiscalía volvió a introducir la solicitud de arresto por ante el juez de la jurisdicción de Atención Permanente el 31 de agosto, autorizando y ejecutándose  la detención de Jonathan De Jesús el día cuatro del mes de septiembre.

Sin embargo, el comunicado expresa que en fecha  seis de septiembre, Miguelina Altagracia Martínez, luego de las denuncias y haber sido ejecutado el arrestado, depositó supuestamente ante el Ministerio Público un desistimiento mediante un acto notarial.

El Ministerio Público también informó que ante el lamentable desenlace seguía las investigaciones y se ha instruido a asumir la persecución de estos hechos desde la perspectiva de Acción Pública independientemente a cualquier desistimiento que pueda presentar una víctima en estas condiciones.

Finalmente, el 21 de abril de 2014,  Jonathan De Jesús Minaya Torres fue condenado a 30 años de prisión. Lo triste es que este caso que tuvo tanta notoriedad pública, así como otros que quizás no se conocen, no hayan servido de precedente positivo para evitar la muerte de mujeres como Anibel Gonzalez. 


Source link

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*